Cartas Pastorales

Contemplar el Evangelio de hoy jueves 6 de enero de 2022

Día litúrgico: La Epifanía del Señor

Texto del Evangelio (Lc 4, 14-22a): Jesús volvió a Galilea con el poder del Espíritu y su fama se extendió en toda la región. Enseñaba en las sinagogas de ellos y todos lo alababan.

Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura. Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor”.

Jesús cerró el libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en Él. Entonces comenzó a decirles: “Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír”.

Todos daban testimonio a favor de Él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca.

Palabra del Señor.

Reflexión

Estamos ante una escena extraordinaria de la vida de Jesús, que nos describe su actividad pública y de evangelización en Galilea, caracterizada por la potencia del Espíritu Santo, por el entusiasmo de la gente que lo rodea y por su fama, que se difunde por todas partes.

En la sinagoga de Nazaret precisamente, Jesús lee un pasaje del profeta Isaías y

ante la mirada de todos comenta el texto que ha leído de una manera sencilla pero perturbadora para sus oyentes: «hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír». Actualiza el texto que ha leído y lo interpreta apropiándoselo. Su identidad está definida y su misión esta delineada. Comienza su ministerio al servicio del Reino de Dios.

Con Jesús se inicia en efecto, el año de gracia o año jubilar; con él ha bajado a la tierra el Espíritu de Dios que traerá la salvación a la humanidad: «Hoy se ha cumplido ante ustedes el pasaje de la Escritura que acaban de escuchar».

El Espíritu ha consagrado a Jesús Mesías y el Reino que él anuncia es la verdad, la libertad y la novedad del mundo que Jesús hace nacer en los que lo escuchan y lo siguen. La gente queda maravillada por las palabras que proclama y todos le rinden testimonio.

La liberación que Jesús trae está destinada de modo especial a los pobres, a los oprimidos, a los prisioneros y a los ciegos, porque éstos están más abiertos que los demás al anuncio de la salvación y a la acción del Espíritu.

La Palabra de Jesús es una «alegre noticia» de vida nueva para todos los hombres. Es una palabra exigente que comprende cruz y resurrección. En el misterio pascual el creyente encuentra la plenitud y la comunión con Dios. Éste es el éxodo que todo hombre debe realizar en su vida si quiere ser, también él, liberación para los hermanos oprimidos, vivir según el Espíritu.

Jesús participaba fielmente todos los sábados en el culto de la Sinagoga ¿Anhelo participar en la Eucaristía Dominical? Jesús conocía las Sagradas Escrituras ¿Me doy tiempo para leer y meditar la Palabra de Dios? Jesús privilegiaba a los pobres y oprimidos ¿Qué hago yo por los más necesitados?

Padre Santo, danos discernimiento para saber reconocer por dónde nos llama el Espíritu en cada ocasión y hacernos disponibles para hacer Tu Voluntad. Que no busquemos figuración, ni reconocimiento, sino sola y exclusivamente alabarte y bendecirte en cada uno de nuestros actos. Amén.

Bendiciones.

(Visited 19 times, 1 visits today)