Cartas Pastorales

Contemplar el Evangelio de hoy jueves 13 de junio de 2024

Día litúrgico: Jueves 10 del tiempo ordinario

13 de junio: San Antonio de Padua, presbítero y doctor de la Iglesia

Texto del Evangelio (Mt 5,20-26):

Jesús dijo a sus discípulos:

Les aseguro que, si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.

Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: No matarás, y el que mata debe ser llevado ante el tribunal. Pero Yo les digo que todo aquel que se enoja contra su hermano merece ser condenado por un tribunal. Y todo aquel que lo insulta merece ser castigado por el Tribunal. Y el que lo maldice merece el infierno.

Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.

Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.

Palabra del Señor.

Reflexión

El evangelio de hoy nos invita a ir más allá de lo que puede vivir un mero cumplidor de la ley. Al discípulo de Cristo se le pide más. Jesús no se contenta con el mínimo legal de la letra escrita, sino que se sitúa en el máximo del amor y del espíritu de la ley. El amor fraterno y la reconciliación, son condiciones previas para un culto auténtico a Dios.

Dentro de la gran catequesis que hace Jesús para sus seguidores, nos muestra la importancia que tiene el prójimo en la nueva economía cristiana. Es por ello que el cristianismo no consiste únicamente en tener una relación vertical con Dios, sino que ésta ha de expresarse en la relación horizontal hacia nuestros hermanos, y en general, a todos los hombres.

El seguir a Jesús no es fácil, cumplir sus enseñanzas, es muy exigente. No basta con amar a tus seres queridos y amigos, hay que “amar” también a tus enemigos, hay que ser misericordioso con ellos y perdonar toda ofensa que recibamos por su parte. Y eso, sí que cuesta. Eso no es nada fácil. Lo más sencillo es insultar y regañar a aquel que nos importuna o molesta, con palabras o con acciones. Estamos llamados a hilar cada vez más fino por el camino del Bien y del Amor. Decir que amamos a Dios y que somos discípulos de Cristo, implica tener un gran amor por nuestros hermanos y buscar crecer en nuestra relación con ellos.

No puede extrañarnos entonces el trato delicado que el Señor nos exige para con nuestros hermanos. No debemos mantener enemistades, enfados ni rencores. Debemos vivir permanentemente en paz, asumiendo con coraje y decisión la tarea de no molestarnos y mucho menos insultarnos o aborrecernos. No se diga nada de la violencia física, que ni se menciona porque ha de estar de plano descartada.

Y cuando hablamos de hermanos, estamos hablando en realidad del prójimo, es decir padres, hijos, hermanos, esposas, esposos, vecinos, compañeros. El trato que debemos procurarnos unos a otros debe ser gentil y amable.

No debemos irnos a dormir si mantenemos alguna rencilla con algún hermano, por más insignificante que esta sea. Procuremos siempre la paz, viviendo en paz con todos. Que nadie encuentre motivo para llevarnos a juicio alguno, sin haber procurado antes un buen arreglo, en el que todos salgamos ganando.

Dominemos nuestros labios de modo que nunca salgan de nuestra boca insultos a nuestros hermanos. Cuidemos nuestras formas de expresión y hasta nuestros gestos, evitando la ofensa de cualquier tipo. Vivimos en una época en la que estamos muy acostumbrados a usar ciertos “calificativos” y tenemos un vocabulario muy creativo, para insultar a los demás, o bien inventar chismes o noticias falsas, para perjudicarlos. Pues ofender de esta manera, también es pecado; es como dar una bofetada en el alma al hermano, a la dignidad propia del hermano.

El juicio, de acuerdo a las palabras de Jesús, no estará fundado tanto en nuestra relación con Dios, sino en base al trato que dimos a nuestros semejantes. Nunca olvidemos la frase de San Juan de la Cruz:  “En el atardecer de nuestras vidas seremos examinados en el amor”. Es decir, no será un examen de cuantos pecados cometimos, sino hasta donde fuimos capaces de amar. Esto es lo que debemos esforzarnos en cumplir cada día.

¿Vivo en armonía con los hermanos que me rodean? ¿Rezo por aquellos a quienes no quiero? ¿Cómo procedo, cómo actúo ante un hermano a quien he ofendido? ¿Estaremos lo suficiente limpios para poder presentarnos ante Dios?

Señor Jesús, concédenos la gracia de que nuestra justicia y santidad trasciendan los límites legales y se inspiren en el amor y la misericordia según tu corazón. Amén.

Bendiciones.

(Visited 12 times, 1 visits today)