Tornado de Los Ángeles trajo a su paso ráfagas de solidaridad

El pasado jueves 30 de mayo, un tornado dejo a su paso mucha destrucción en el sector norte de Los Ángeles.

Parecía una lluvia normal, más aun sabiendo que se trataba de un frente de mal tiempo del que los angelinos estábamos acostumbrados a vivir en esta época del año.  No obstante nadie presagiaba que estas mismas condiciones eran las favorables para que se formara un tornado que se inició en el sector Avellano atravesando en forma diagonal el sector norte llegando hasta avanzados kilómetros al oriente de la ciudad.

A su paso destruyo viviendas, techos, derribo árboles y postes de alumbrado público,  paletas de publicidad, etc. Gracias a Dios y a la divina providencia no hubo fallecidos, solo heridos de diversas consideraciones, quedando finalmente tres personas en observación debido a las graves heridas recibida por el fenómeno climatológico.

Esta manifestación de la naturaleza hizo de inmediato accionar la ayuda social, que provino de diferentes entidades, tanto de gobierno, municipalidad e instituciones particulares y de la iglesia.

En un primer recuento, resultaron destruidas 600 viviendas y que el mismo ministro de Desarrollo Social Rafael Moreno entrego los detalles a la Red ARCA.

Pudimos visitar la zona cero, donde paso el tornado dejando una estela de destrucción en cientos de casas. En la calle Jardines de Luxemburgo conocimos a Sandro quien nos relató lo acontecido en su vivienda con el paso del tornado.

La iglesia, como siempre en estos casos, se hizo presente de inmediato a través de la Pastoral Social Caritas quienes articularon sus redes y acudieron a ayudar a los más necesitados.  Así lo manifiesta Jerson Araneda encargado de la Pastoral Social Caritas de Los Ángeles.

La desesperación de las familias afectadas era evidente, ya que este fenómeno llegó sin aviso trayendo con ello la destrucción total y/o parcial de sus viviendas, y así lo hace saber el encargado de la Pastoral Social Caritas.

 

El día sábado y domingo desde muy temprano se reunieron los jóvenes en la parroquia Perpetuo Socorro para ir en ayuda de los damnificados, donde se incluyeron a un grupo de migrantes venezolanos quienes acudieron a ayudar en pos del hermano más necesitado.

Felipe Moncada nos cuenta su experiencia vivida ayudando a los afectados por el tornado en Los Ángeles.

Estos hermanos, liderados por los encargados de  la Pastoral Social Caritas de Los Ángeles, Jerson Araneda y Catherine Molina se abocaron a la limpieza y remoción de escombros de dos viviendas que no habían sido catastradas por las autoridades y que se encuentran el sector El Avellano, precisamente detrás del colegio San Gabriel.

 

El trabajo consistió en retirar árboles, ramas, escombros que arrojo el tornado además de una limpieza del interior de las viviendas y en sus respectivos patios.

(Visited 14 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *